24.3.09

paisaje urbano

abro la puerta de la calle con cerradura rota y salgo.
las sombras oscuras del verano han vuelto,
la gente las busca para no sudar.
vivo los días en sueños que no terminan.
un té en La Yoli, de esos con menta y piñones;
cosa para interrumpir el tiempo,
cosa para devolverme a mi mismo.
¿cuantas pinceladas de cuantos colores
para pintar un paisaje urbano?

lo empecé cuando cerró la puerta.
hay mas maneras de entrar en una casa.
fotos, pinturas, cuentos, recuerdos.
pequeña palabra para despertar: agua.
los pies mojados mientras apagas el grifo de la manguera.
una sopa fría de lechuga con sal y vinagre
y dos cucharas para compartir.
el paisaje que pinto es de un momento pasado
que ya no existe igual.
de eso haré algo nuevo.


(19.03.09)