13.6.10

La danza de los pinceles

A compás de bulería
coreografía de pinceladas
espesas, de color saciadas.

Bajo las escaleras que van
inclinándose, de tantas pisadas.
Un día me van a tirar al vacío.

Caen las flores cargadas
de rocío del árbol cerezo.
Llevan debajo la luz del amanecer.

Ojo que nos mira desde adentro,
¿hasta donde llega esa penetrante mirada?

Mano contorneada agarra un pincel.
Aprieta un tubo de carmín. Si hubiese
un poeta presente, dejaría de escribir.

Contra la sombra entran
tus brazos. Cortante,
angular, que doblan
el tiempo corriente.

Todo conspira para ser visible:
Busca la mente que lo espera
pasando por miles
aún no conscientes.

En el lienzo corren arroyos
de color. Gotas reflectantes
que evitan su destino
para encontrar su camino.


(16 de mayo 2010)